Matecaña S.O.S.

imagen aeropuero matecaña pereira

El aeropuerto Matecaña de Pereira fue construido en una mitológica batalla contra la geografía por un puñado de hombres que a fines de 1940 decidieron que su ciudad debía tener donde aterrizar aviones.  A ellos se unió casi toda la población y aunque los pereiranos de ahora ni saben ni recuerdan bien esa gesta, defienden su aeropuerto como un bien preciado. Por estos días, sin embargo, y sin que todos hayan sido advertidos, se ha conocido que el derrumbe que se vino loma abajo sobre la variante La Romelia -El Pollo y que afectó más de dos centenares de casas del barrio Portal de la Villa, sigue activo y que la grieta  que se adentra por más de 300 metros hace temer porque se pierdan las 234 casas del condominio y unas 59 del barrio de invasión Matecaña, pero lo que es peor, que afecte a la cabecera 08 del aeropuerto, que está a unos 200 metros de la entrada del conjunto residencial.

Aunque las directivas del aeropuerto hablan de que no tienen restricción actualmente para la navegación aérea y que no tendrán problemas porque las aguas van a dar por un tubo madre al sector de Unicentro, el asunto es tan peludo que ya se ha dispuesto la construcción de una cortina de pilotes subterráneos con profundidades de 7 a 15 metros o más, de acuerdo a lo que digan los estudios .Para ello ya le pidieron 10 mil millones de ayuda al presidente Duque el día que visitó la zona de la tragedia y como se los ha prometido y los concesionarios  del aeropuerto y la alcaldía dizque pondrán el resto, en Pereira hay quienes creen que el problema está salvado. Otros, empero están de nuevo mirando hacia el aeropuerto Santa Ana de Cartago, que de lógica debería ser el sustituto desde hace mucho tiempo de este empeño pereirano de volverse ciudad, pero como siempre las ideas brillantes  mueren ante las ganas de seguir  pensando como parroquia, prefieren que  el Matecaña entre en alerta roja .

los 59

Ni al país ni al gobierno, obnubilados unos y otros en ocultar  su derrota en la batalla contra el dictador Maduro, les pareció  significativo y destacable el regreso de los 59 colombianos que estuvieron presos 3 años, sin fórmula de juicio,solo como sospechosos sin pruebas de ser una banda de paramilitares que pretendía derrocar al régimen venezolano. Quizás porque  el país se había olvidado de ellos y al gobierno no le interesaba recordar su martirio , evitando así el  ser acusado de fraguar el mal llamado cerco diplomático a Maduro sin tener primero en cuenta a ese puñado de compatriotas injustamente detenidos,el regreso de los 59 no ha sido valorado como lo que es.

Pero como toda hipótesis hay que hurgarla aunque no haya manera de confirmarla,no cabe la menor duda que así como ha fracasado el show antimadurista encabezado por Duque y su canciller,aquí debió existir,por lo menos, una gestión callada y contundente del ministro Carlos Holmes Trujillo. Para corroborar esa hipótesis basta con recordar que hace apenas una semana estaba en Caracas la expresidente Bachelette, como alta comisionada de la Onu, dialogando con el dictador venezolano y su equipo de gobierno y, muy seguramente, dentro de sus peticiones estaría el que dejara en libertad a estos compatriotas injustamente acusados de lo que no habían hecho nunca.

Por otro lado,tampoco puede olvidarse en analizar la determinación de Maduro como parte del  lenguaje de signos y símbolos que  usan las dictaduras en crisis para que les reconozcan, antes del portazo final, que poseían un sentido humanitario con los conciudadanos del presidente que con más saña le ha perseguido y buscado su caída. Es posible que así sea.Finalmente Maduro y sus generales saben que terminarán en el exilio y quieren abonar a la caridad cristiana su gesto de buena voluntad.

Si se puede

Como este país ha sufrido casi desde su nacimiento de una institucionalitis aguda, cada que se ha encontrado con períodos de desgobierno o de evidente incapacidad de quien conduce la patria, el espíritu de defensa de la institución se impone. Así sucedió cuando se dieron cuenta que si el general Mosquera continuaba gobernando ( y lo hizo por 5 veces) el país podría verse a gatas, los liberales radicales se inventaron la Constitución de Rionegro y redujeron el período a solo 2 años para el presidente y solucionaron el problema. Cuando el general Rafael Reyes comenzó a dar muestras de que se le estaba yendo la mano, se fueron a buscar al general Ramón González Valencia, lo eligieron designado y a Reyes lo convencieron que se montara en una barco en Santa Marta y se fuera a Paris para no volver sino cadáver. Con Alfonso López Pumarejo fue muy singular. Como se había caído en el desgobierno a la mitad de su segundo período y los escándalos lo abrumaban hasta el punto de que intentaron darle un golpe militar cuando estaba en Pasto, pero ni a Santos ni a López les gustaba que Dario Echandia, que actuaba como Designado, asumiera el mando, se ingeniaron la renuncia de Echandia y eligieron a Alberto Lleras Camargo, que puso orden en casa y sembró tranquilidad actuando como presidente en 1945-46 .

La última vez que el país se encontró con un lío similar de desgobierno y repudio al primer mandatario fue en 1957 cuando Rojas Pinilla ejercía una dictadura blanda y perdió el norte. Se pusieron de acuerdo, presionaron con un paro cívico-empresarial-estudiantil y nombraron una Junta Militar que gobernó con serenidad para convocar elecciones en 1958 luego de aprobar el famoso plebiscito que dio paso a otra invención genial, el Frente Nacional. Es la historia, no los deseos ni los caprichos, la que nos enseña que en Colombia si podemos salir de los períodos nefastos.

Chupando agua

Mis opiniones sobre la actuación unilateral y arrasadora de la multinacional Smurfit Kappa sembrando eucaliptos con el apoyo descarado de alcaldes y Minambiente, contenidas en los escasos 1.200 caracteres que permite esta columna ,han generado reacciones , más a favor que en contra, pero una de ellas  resalta : la del sapientísimo decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional en Medellín, el doctor Guillermo Vásquez Velásquez  .Para tan curtido maestro de juventudes, los eucaliptos no se chupan el agua de las cuencas y microcuencas que yo veo amenazadas sino que ,por el contrario ,él con sus conocimientos máximos de hidrología  garantiza que el caudal de las aguas en los bosques sembrados de eucaliptos  dizque aumentan.

Siempre he creído que la libertad de expresión es el fundamento de los grandes cambios de la humanidad y que ha sido la genialidad de la observación y el atrevimiento de quien usa el sentido común el que ha producido los grandes cambios de la ciencia que los sabios como el doctor Vásquez estudian a posteriori. Él entonces cree que los eucaliptos no chupan las fuentes acuíferas. Yo creo lo contrario. He vivido en el campo por más de 70 años, he sembrado eucaliptos para secar pantanos y he recorrido esos bosques del silencio donde las aves, los animales y las otras plantas han salido de espantada y si los tres reinos de la naturaleza salen huyendo y no buscan cobijo en los bosques de eucalipto, es porque algo muy malo tendrán.

Además hay una verdad de puño:  el ritmo de crecimiento de los árboles es ampliamente proporcional a la cantidad de agua que utilizan.  Si el objetivo de la plantación es producir un gran volumen de madera, debe esperarse que los árboles consumirán inmensas cantidades de agua. Como los eucaliptos se escogen precisamente por su mayor crecimiento en relación con otras especies, sólo cabe esperar que habrá un mayor consumo de agua.¿O así no es ?

Cada vez mas caro

Aunque el grupo de los furipaisas ( afortunadamente cada vez más pequeño pero de todas maneras muy agresivo) no les gusta que se hagan públicas las declaraciones de los funcionarios de EPM, ni las diferencias entre esos y el gobernador Luis Pérez en relación al proceso de Hidroituango, después de las afirmaciones  de William Giraldo Jiménez, vicepresidente de Proyectos de Energía de EPM sobre lo que han seguido descubriendo y lo que pretenden realizar para subsanar las fallas, no queda más remedio que pensar en que lo que hay necesidad de conseguir o construir en  Hidroituango está saliendo muy costoso, yo diría, demasiado caro.

Dice EPM que se forrarán en tubería metálica los ochos túneles de presión, de 160 metros de largo por 6.2 metros de diámetro y dos pulgadas de espesor.Pero además que la oquedad que se ha presentado entre los túneles 1 y 2 se llenará con la bobadita de 70 mil metros cúbicos  que no serán de tierra pisada como la represa,sino de concreto.

Según el vicepresidente de EPM, las preocupaciones han crecido por la llamada “filtración” que se presentó en uno de los túneles de carga y que al ser presentada en video por el noticiero CM& permitió a los televidentes colombianos entender que no se trataba de un chorrito. La solución,que parece que ya estaba pensada, es la que va resultando cara, elevando cada día más los costos finales del proyecto hasta finalmente acercarnos a lo que bajo ningún punto de vista ni los furipaisas ni la gran mayoría de antioqueños pensantes quieren oír: que va a resultar tan caro el kilovatio instalado en Hidroituango que no va a ser  el negocio que plantearon  ni la solución eléctrica para Colombia ¿ No irá siendo entonces hora de sopesar si vale la pena seguirle metiendo plata a un proyecto con tantos riesgos, tan elevados costos y tan particulares circunstancias geológicas y sociales ?