Seleccionar página

El Baloto

gustavo alvarez gardeazabalComo en este país cada que las cosas funcionan bien hay que desbaratarlas y como la posibilidad oligarca de acabar con el trabajo de los miles y miles de vendedores de chance había que buscarla , trasformaron para mal el baloto, el juego que por años ha ilusionado a los colombianos.

Ganarse el gordo del baloto con el método que jugó hasta la semana pasada, acertando una combinación de  seis números entre 45 daba la opción de 1 en 8.145.060 apuestas. Con el nuevo método que les aceptó y promulgó Coljuegos,  ganarse el gordo del baloto requiere ahora acertar  una combinación de 5 números entre 43 y el sexto acierto en una de 16 números. Darle a esas dos combinaciones al tiempo solo  tiene una posibilidad en  15.401.568 apuestas.

La gerente del baloto me ha explicado en amable conversación que ellos han aumentado las opciones para los premios pequeños, pero como se lo he dicho con claridad,se tiraron el juego, espantaron los jugadores y apenas si le compiten al chance .Y con el super premio que van a ir acumulando mes tras mes sin que nadie se lo gane,  despertarán  la sospecha del colombiano.

Visto de manera serena es un descaro oficializado por Coljuegos permitir que se acumule el baloto con las apuestas de quienes deben convencerse que  acertar la combinación ganadora una sola vez entre mas de 15 millones de posibilidades es casi imposible. Parecería entonces que con las ganas locas de copiar el modelo gringo, de la sociedad calvinista y luterana, se les olvidó estudiar el verdadero perfil del colombiano católico, apostólico y romano ,metido en el juego a punta del látigo de los pulpitos que nominaba al juego como pecado y como vicio , igual que al licor y al cigarrillo.Y podemos ser sumisos pero bobos si no somos.

@eljodario

Trump trae la guerra

gustavo alvarez gardeazabalLa determinación del presidente Trump de desconocer el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU y de adoptar por su propia mano el castigo a los sirios por haber arrojado gas venenoso contra las fuerzas rebeldes que llevan 6 años tratando de tumbar a su presidente, es acercar al mundo a una nueva guerra de consecuencias inimaginables todavía.

Como Rusia ha estado apoyando al presidente sirio a defenderse primero de los rebeldes que han querido tumbarlo y después de los crueles de ISIS, se suponía que un ataque de los Estados Unidos contra la base desde donde salieron los aviones sirios que arrojaron el gas sarín para matar a casi 90 personas,sería un acto que Rusía tomaría contra sí misma y,si no fue pactado entre bambalinas por Trump y Putin, estaría acercando al mundo de nuevo a los enfrentamientos que estuvieron a punto de llevarnos a una conflagración nuclear cuando la guerra fría del comunismo.

Pero el hecho  que si es amenazante de lo que puede sucedernos es el de que, no habiendo abandonado todavía la Floirda el presidente de China, donde se entrevistaba con Trump, las fuerzas navales norteamericanas se sitúan frente a la península de Korea para responder con tantos o más cohetes como los arrojados contra Siria en caso de que el loquito presidente de Korea del Norte vuelva a torearlos con misiles lanzados al mar del Japón.

Trump se olvidó de las frase de su campaña de que no permitiría que Estados Unidos siguiera siendo el policía del mundo.Lo que está haciendo no solo es retomar esa posición sino ponerse en plan de ataque sin importarle que con tal actitud puede provocar el holocausto nuclear que tanto tememos.

@eljodario

¿El NO es SI?

gustavo alvarez gardeazabalEl pasado domingo,por una abrumadora mayoría del 97% los habitantes de Cajamarca dijeron NO a la explotación de oro que en su municipio pretendía hacer la Anglo Gold. Sin embargo, igual a como sucedió el 2 de octubre con el plebiscito, los gobernantes de la Casa de Nariño han comenzado a darle vuelta al NO para volverlo, con igual taumaturgia, un SI.

Oyendo ayer al ministro de Minas,  quien en cada gesto y en cada actitud nos semeja una marmota,  tratando de explicarle a Yamit que si pero que no, es decir, repitiendo el esquema que su jefe el presidente Santos le enseñó para reinterpretar la voluntad popular, parecería que la consulta realizada el domingo en Cajamarca se perdió.

Es probable que los ciudadanos de Cajamarca se hayan equivocado y  es también probable que los problemas y tragedias que los ambientalistas ,que florecen como verdolaga en playa en las tierras tolimenses hayan exagerado, pero la voluntad popular es la voluntad del pueblo y el gobernante y los jueces deben respetarla.

El hecho de que el 2 de octubre el presidente Santos y su combo se hayan pasado por la faja el resultado de las urnas que dio ganador al NO en el plebiscito y que Colombia no haya reaccionado porque de por medio estaba la paz o porque al mando de las fuerzas del NO al plebiscito estaba el expresidente Uribe ,que mata el tigre y se asusta con el cuero, no significa que en este país debe volverse norma que toda consulta popular si no favorece los deseos del gobernante pueda ser reinterpretada, es decir, desconocida.

 

@eljodario

Me acabo de enterar

gustavo alvarez gardeazabalA este país le gustan las películas repetidas. Así como el expresidente Samper volvió eterna la frase de que “todo fue a mis espaldas”, el presidente Santos acaba de hacerlo cuando con rostro pálido y por redes sociales dijo: “ me acabo de enterar”, lo que puede ser muy posible porque así es como él nos ha gobernado estos 7 años.  Pero lo más grave es que no quieran aceptar una verdad de puño que ha  repetido y explicado el rector de Eafit, el exministro Juan Luis Mejía : “ en Colombia todo mundo quiere ser avispado”.

Lo que se está destapando es un delito electoral en una y otra campaña. Se les olvidó declarar toda la plata que recibieron. Pero eso, lo sabemos, no es nuevo. Como no es nuevo que el presidente y su ministro de Hacienda incluyan en el presupuesto los llamados “ cupos indicativos” para poder repartir legalmente la mermelada.

Es la fiel radiografía de la cadena de corrupción en Colombia porque eso mismo hacen los gobernadores con los diputados y los alcaldes con los concejales. Y lo que hicieron Santos y Zuluaga fue idéntico. Dado que las campañas cuestan tanto, y  los límites de gasto son tan irreales, todas reciben plata por debajo de la mesa y no lo declaran ante el Consejo Nacional Electoral y mucho más si los aportes provienen de contratistas que trabajan para el estado o pretenden hacerlo en los siguientes años a su aporte.

El problema hoy en dia es que esas revelaciones han puesto a tambalear la legitimidad del mandato presidencial de Santos, y como el 1 de abril los uribistas saldrán a la calle a marchar contra él y el Congreso insiste en elegir a Naranjo como vicepresidente ,nada de raro tendría que el 2 de abril tenga que asumir Naranjo la presidencia. ¿Ven para dónde vamos?

@eljodario

Nos la cambiaron

gustavo alvarez gardeazabakEn silencio, como lo hacen los culpables vergonzantes, el Congreso de la Nación aprobó un proyecto de reforma constitucional mediante el cual hasta el año 2030 el Pacto de La Habana, firmado con las Farc y rechazado en plebiscito, será la nueva carta de navegación que oriente los destinos de esta otrora república democrática.

El texto aprobado dice que “ en caso de que los contenidos del Pacto de La Habana contradigan o difieran con lo establecido en la Constitución de 1991,será el texto de La Habana el que prime sobre la Constitución”.

Salvo una valiente columna de Pedro Medellín, no ha habido ni reportero que cubra las sesiones del Congreso ni medio que se atreva a contarnos este dictatorial y duro golpe a la Constitución, que irrespeta a todas luces la voluntad popular.

Por supuesto, quienes lo aprobaron son los mismos congresistas a quienes emascularon a punta de mermelada y les dejaron el camino obligado a obedecer u obedecer. Y quien podía reclamar, el flamante líder de la oposición, el expresidente y senador Alvaro Uribe Vélez, no puede hacerlo porque fue él, y solo él, quien revivió el SI del plebiscito cuando se presentó humillado a la Casa de Nariño a negociar, por nada, el peso democrático y electoral que tenía la mayoría conseguida por el NO.

Nos cambiaron la constitución del 91 sin tener que hacer Asamblea Nacional Constituyente. Nos metieron el Pacto de La Habana con la vaselina que el Congreso y el expresidente Uribe le  facilitaron a Santos  y nadie dizque se dio cuenta y como el silencio es la mejor arma de los cobardes,  ahí quedó la nueva Carta y el país ni se enteró.

@eljodario