ENTREVISTA A JORGE IVÀN OSPINA

A Jorge Iván Ospina lo conocemos en Cali por sus ejecutorias, por haber sido un director muy exitoso del Hospital Universitario del Valle, personalmente recuerdo la visita que todas las tardes le hacía a los pacientes que se encontraban en el servicio de urgencias, manifestando siempre solidaridad y soluciones a sus problemas. Igualmente, recordamos su gestión como Alcalde de Cali, EL MÁS EXITOSO EN LOS ULTIMOS AÑOS, sus Megaobras, la Ciudadela Nuevo Latir, el Petronio Álvarez, el Salsodromo y el Nuevo Pascual Guerrero son evidencias de que su paso por la Alcaldía no fue desapercibido. En los últimos cuatro años lo hemos visto en representación de los caleños como Senador de la República, defendiendo los intereses del sector salud y de las grandes mayorías y como Presidente del Partido Alianza Verde liderando, entre otras causas, la Consulta Anticorrupción.

– Dígame médico, ¿Cómo ve y define a Cali siete años después de su gobierno?

Yo vivo orgulloso de la ciudad y de sus posibilidades, Cali es un territorio, también lo son sus calles, avenidas, plazas y edificaciones, Cali son los servicios y actividades que se adelantan en ella, pero ante todo, Cali es un sentir, son sus ciudadanos y ciudadanas, la manera como sus habitantes piensan, actúan, aman y resisten. La conjugación de esa ciudad construida, funcional y representada, es lo que llamamos caleñidad y el espacio en lo que todo ocurre lo llamamos Cali. Cali es mi vida, me duele y me da temor vivir por fuera de ella, lo que definitivamente influyó en mi intención de no volver al Congreso.

– ¿Y cómo ve a Cali actualmente?

Si les preguntaran a las personas de qué color ven a Cali, tendríamos muchas respuestas, yo diría que Cali es una ciudad de colores, sus hombres y sus mujeres la visten de colores. No es lúgubre, no vive siempre de luto como otros lugares, sin embargo, últimamente la veo asustada y con miedo, me preocupa ver a una ciudad prisionera del miedo, limitada en su andar o perdiendo la alegría. El miedo es contagioso, puede llegar al pánico y genera inmovilidad. En este sentido, mi mayor preocupación actual es que el miedo se nos vuelva una constante.

-​¿Cuáles son las causas de ese miedo?

La inseguridad, ante esta problemática es donde apreciamos con mayor fuerza el valor de la seguridad como bien, como derecho, la importancia de estar y sentirnos seguros y protegidos. El miedo al robo, al asesinato, al fleteo, a la presión de un accidente simulado para pagar una extorsión es una calamidad y un gravísimo problema, por lo tanto, es el tema más importante a resolver y debemos actuar de manera inmediata.

En la actualidad este tema tiene un mayor impacto en la ciudadanía a causa de la inmediatez y fácil difusión a través de las redes sociales. La sordidez de videos de personas muertas o siendo asesinadas reproducen este miedo y lo alimentan, haciéndonos correr el gran riesgo de convertinos en una sociedad insensible.

-​¿Qué hacer frente al miedo?

Se requiere liderazgo, el líder no tiene que saberlo todo, no tiene que tener una receta para todo, pero debe comprender e interpretar muy bien las situaciones que se presentan y adelantar las tareas que permitan dar solución a las mismas. Por lo tanto, frente al miedo y su causa principal “la inseguridad” se necesita liderazgo, hoy ausente en nuestra ciudad.

Uno de los problemas del Alcalde y de algunos de sus Secretarios es la dificultad para copar el espacio, para superar el miedo. Lo que se observa es que cada Secretario tiene su Despacho como una isla independiente y autónoma, llena de egos, sin caminar al unísono en un propósito de ciudad. A futuro esas islas le traerán muchos problemas al Alcalde porque a su nombre y a sus espaldas estarán haciendo cosas al borde del delito, situación que me entristece porque el Alcalde Armitage es un buen hombre y en muchas ocasiones ha demostrado liderazgo real .

-​¿Pero qué hacer frente a la inseguridad?

No se tiene una receta única, es un tentáculo de mil cabezas, multicausal y diverso, dificilísimo de intervenir , pero se debe iniciar con un plan de choque. Una posibilidad es decretar una especie de alerta naranja para concitar la atención de Colombia , para que el ciudadano comprenda los riesgos existentes, convocar y exigir una gran cumbre con el Fiscal General de la Nación, el Procurador General , el Ministro de Defensa y el Comandante de la Policía y así intentar recuperar el poder de policía que no es más que la responsabilidad que tiene el Gobierno de imponer autoridad y privar de libertad a quien mata, lesiona o roba y daña algún bien publico o privado. De lo que carece Cali es de ese poder de policía, que para su ejercicio no depende únicamente de la Policía, sino que depende también de la Fiscalía , del INPEC, de los jueces, del Estado en su conjunto.
Definitivamente sin ese poder de policía seguirá existiendo impunidad y ante la impunidad seguirán presentándose hechos de inseguridad y violencia.

– ¿Usted está más convencido hoy de la necesidad de las Megaobras o cree que no eran tan importantes ?

Es imposible llegar al progreso sin el esfuerzo disciplinado y colectivo, por eso es tan importante y estratégico el desarrollo de las Megaobras, considerando que para su realización concurrieron todos los ciudadanos sin distinción social y de acuerdo a su capacidad económica, en este sentido, cada puente, parque y proyecto construido debe llevar el nombre de todas las familias que aportaron para su construcción. Su importancia también radica en que dotaron a la ciudad de una infraestructura necesaria para mejorar la movilidad, reducir los accidentes y la contaminación, proveer espacio público, impactando significativamente en los empleos que se generaron para su realización. Por lo anterior, estoy totalmente convencido de la importancia de la construcción y promoción de las obras.

– Usted fue coautor de la ley que define a Cali como Distrito Especial, Cultural, Deportivo, Turístico, Empresarial y de Servicios, cuál es la intención y los retos de esta ley?

Una ciudad con casi 2 millones 500 mil habitantes no puede ser gestionada con las mismas instituciones y normas de un Municipio de 40 mil habitantes. Evolucionar es ajustar nuestras instituciones a nuevas realidades, con Cali como Distrito Especial se ampliará y fortalecerá la democracia, se construirán presupuestos participativos a partir de segmentar la ciudad en territorios que aglutinen a más de una comuna con Alcaldes Locales y Juntas Administradoras Locales que tendrán iniciativa presupuestal propia. Esto no solo ubica una autoridad cerca a los ciudadanos y su problemática, también posibilita la capacidad de autogestión y priorización de temas cotidianos no resueltos.

Sin embargo, al ser Distrito Especial la normativa para el nuevo ente territorial es distinta a la del Municipio, permitiéndonos acceder a recursos que aunque se generan por el territorio son trasladados al Departamento y no necesariamente ejecutados acá. En referencia al Impuesto de Rodamiento, Sobre Tasa Ambiental, un porcentaje de la Sobre Tasa al combustible y la contribución a la seguridad, al convertirnos en Distrito Especial, estos impuestos y contribuciones tendrán que ser ejecutados en Cali, recursos que permitirán dar solución a importantes problemáticas de la ciudad.

Sumado a lo anterior, la Ley define unas vocaciones a la ciudad señalando que Cali será Cultural, Deportiva, de Servicios y Empresarial, asunto que no debe pasar desapercibido ya que identifica un rumbo y una responsabilidad. En el caso de Cali Distrito Cultural nos lleva a nuestra historia reciente del teatro, a la Cali cívica, la Cali musical, la Cali del Cine, la de las artes, la de Andrés Caicedo, en efecto, si nos propusiéramos ser la capital cultural de Latinoamérica tendríamos como reto construir colectivamente un ideario y unos retos de transformación cultural.

La cultura son las maneras, las formas, las conductas como un colectivo resuelve sus problemas. El reto que nos otorga la ley es el de asumir el rol de una cultura de tolerancia, de respeto por la niñez, por la mujer, por la vida en todas sus manifestaciones y esa transformación cultural también nos llevará a ser el escenario natural de las bellas artes, la danza, el teatro, el cine, el circo. En definitiva, si algo tiene potencial es apostarle a desarrollar nuestra ciudad como Distrito Especial Cultural.

– ¿Y usted como ve a la Alcaldía de Cali en el tema ?

Los veo lentos, solo el Asesor Becker y sus colaboradores son conscientes de ello, los veo formulando una metodología pero lentos en términos del momento global que vivimos y la necesidad de tener detonantes. Considero que es necesario pensar qué tipo de Distrito Turístico queremos ser y no caer en la trampa del turismo sexual y de consumo de drogas que no le ha hecho nada bien a nuestros pueblos de América. La vocación turística futura nos demanda ser bilingües, adelantar declaratorias de zonas turísticas (tales como Pance), constituir la autoridad Distrital de Turismo, convocar a desarrollar el verdadero cluster para avistamiento de aves y la puerta de oro al pacífico a manera de ejemplo.

– Y a propósito de Pance, lo veo muy acucioso en su defensa. ¿Qué pasa en Pance ?

Solo ocurren hechos desafortunados que duelen, duele en el alma su privatización, limitarle a los caleños su espacio natural de oferta lúdica y ambiental, duele su urbanización a mansalva a partir del POT 2014 que autorizó construir a mayor altura y más densidad, llevando a las urbanizadores al sitio, sin la oferta vial y el colapso en movilidad. Duele la licencia de la CVC permitiendo explotar la piedra del río, duele que Armitage no cumpliera su compromiso de declarar de utilidad pública los predios de la rivera y con ello ampliar el parque hasta una zona que nuestra administración consiguió, duele la insensatez de los dueños de la tierra al arrebatarle a la caleñidad su balneario.

– Ospina, se nos acabó el tiempo. ¿Usted será candidato a la Alcaldía ?

Sí, lucharé con todas mis fuerzas para lograr la bendición y el acompañamiento de los caleños en esta gesta para alcanzar la Alcaldía, la trabajaré barrio a barrio, casa a casa, vereda a vereda, con un propósito único, jamás violentar a nadie, sin noticias mentirosas, sin agresiones, pero con la dignidad y valentía que caracteriza a nuestro pueblo.

NOSTALGIA RADIO FM

Comentarios