La Constituyente

Los congresistas colombianos le tienen miedo a la Constituyente pero ha sido su presidente, el inmarcesible Ernesto Macías, quien la ha vuelto a proponer. Sus argumentaciones tal vez sean muy pobres pero su lógica campesina lo salva. Ya vio que la vaca no da leche ordeñándola en el mismo potrero de las leyes. Propone que la entren a un corral especial, con normas y límites insospechados pero con cuidados singulares y hasta la razón terminarán dándosela.

Pero veamos varias cosas sobre el tema. Primero, que el presidente Duque, una vez más, no tiene idea de lo que maneja. Apenas oyó en Paris la propuesta del presidente del Senado ( que es del CD, el mismo partido que lo llevó a la primera magistratura), salió a decir que no era partidario y  olvidó que esa asamblea la puede proponer un bloque mayoritario de congresistas, no exactamente un ejecutivo desprestigiado y desmantelado en el Congreso como el de él.  Segundo, Macías, como buen provinciano, quiere que la Constituyente esté fuera de la órbita centralista bogotana, y que deben discutirla como lo hizo Núñez con la Carta de 1886, que los llevó para Santa Marta lejos de las intrigas santafereñas. Ahora pueden reunirla allá mismo o en  Cartagena o San Andrés .Y  tercero, la propuesta no dice cómo la van a estructurar. Si va a ser corporativa, nombrada por los gremios y el Congreso  o popular, elegida por listas de candidatos en las urnas, o mixta. Y menos que dice si va a ser soberana y capacitada para cerrar, como la del 91, el Congreso de la República.

Sobre el oficio no hay discusión. Debe llegar a reformar  lo que con remiendos no hemos podido poner a funcionar. Tampoco hay que temer por su ideología. Somos expertos en hacer sancochos constitucionales y en legitimarlos alejándonos cada vez más de las corrientes políticas del momento universal. Por eso la hemos remendando tantas veces

Reforma Miserable

Cada día que pasa los lectores de la letra menuda ( que no son los parlamentarios quienes no la quieren  leer) descubren que la tal Ley de Financiamiento presentada por el presidente Duque y su ministro Carrasquilla, imitando a los ministros déspotas de la época de los Luises en Francia, es sencillamente una Reforma Miserable. Y no lo digo yo, que advertí con tiempo en esta columna lo que iba a ser el gobierno de Duque, lo  dicen economistas como el doctor Eduardo Sarmiento Palacio, el columnista dominical de El Espectador.

Para el doctor Sarmiento, la Ley de Financiamiento no es como la pintan los viceministros del régimen, que dizque pretende cubrir el hueco fiscal que Santos nos dejó.Sarmiento es contundente “el verdadero propósito es bajar los impuestos de las personas jurídicas y subir los subsidios de las empresas y compensarlos con la elevación del IVA y el alza de las tarifas de renta de las personas naturales”

Allí está el meollo de este disparate que deberían retirar de la consideración del Congreso y cambiarlo por un remiendo a la Ley de Presupuesto que elevó los gastos en un 11 %.Solo bastaría dejar los gastos del estado igual a los del año anterior así el gobierno Santos haya sido la pirámide de Keops del despilfarro. La meta de los déspotas es que si cobran el IVA a la canasta familiar y a todos lo que debemos pagar ese impuesto, se generaría un ingreso de 13 billones. Si  se reduce la tarifa de renta a las  grandes empresas se dejarían de cobrar 10 billones y si se devuelven los $51.300 a todos los inscritos en Familias en Acción, se gastarían casi 3 billones. En otras palabras, esta Reforma Miserable, pone a los pobres a pagar lo que los ricos pagaban, jode a los empleados, entierra la clase media y frena el  consumo, que es el verdadero motor de la economía colombiana.

Reelecciones gratis

Andan alborotados los cotarros políticos por la propuesta de los alcaldes de capitales de unificar los períodos con congresistas y presidente. Para los habitantes de los municipios donde gozan de buenos alcaldes, todo les parece bien. Para los que se han tenido que aguantar un Peñalosa o un Armitage, hay rotunda oposición. Son tan lógicas esas actitudes como resulta ser un capricho santanderista alegar que los períodos ni pueden alargarse ni recortarse porque violan una Constitución que últimamente  ha venido recibiendo trato de papel higiénico.

Hay razones económicas para unificar elecciones. El costo de tantas y tan seguidas es muy elevado. Pero también lo es un país gobernado por una Ley de Garantías que obliga a contratar a las carreras o a inventarse vagabunderías como el Fonade para esquivarla.

Hay razones políticas para apoyar la  propuesta y también  para oponerse. La más protuberante es que Uribe, Vargas, Gaviria y Pastrana, ya midieron lo que va a ser el gobierno de Duque en un año y saben que con ese lastre no ganan las elecciones de octubre 2019. La menos protuberante, pero más bullosa, es que los votantes desperdigados en Petro y Fajardo creen que hay opción de subir un escalón más ganándole a un gobierno tan malo en solo 12 meses y se oponen al alejamiento de las elecciones.

Todo se puede negociar. Nuestras cartas de navegación han sido amasijos de pactos y armisticios. Alargar el período de Duque es de mala presentación, pero elegir por el Congreso un presidente provisorio para que gobierne por un año,  de agosto 2022 a agosto 2023, realizando las elecciones normales el año entrante y emparejando todo a partir del 2023, es mucho más expedito, amable y generoso con el país. ¿Por qué no lo piensa así doña Luz María Zapata, la promotora del proyecto desde Asocapitales ?

La Radio

La crisis que azota a los medios ha tocado lenta pero inexorablemente a la radio. Comenzó cuando los radios que  sintonizaban la emisoras de  AM dejaron de venderse. Ya  no se consiguen ni en los sandresitos. Y si no hay por dónde oir esas emisoras, las que sobreviven son en su mayoría propiedad de iglesias adineradas que siguen creyendo que los oyen. Quedaron para la venta solamente , y apenas en  sanadresitos, los radios de FM porque los celulares que traían incorporados la posibilidad de oir la FM, dejaron de aparecer en el mercado. Así y todo, sintonizarlas en la web, sigue siendo tan fácil como encontrarlas en la radio de los vehículos nuevos, donde ya no se sintoniza tampoco la AM.

Las FM llegaron entonces a arrollar y se volvieron musicales, pero paralelas a ellas llegaron el Spotify, el Itunes y el Youtube y los escuchas de esas emisoras que solo pasaban música se enverracaron y decidieron que no querían que les escogieran la música y migraron a donde se las dejan seleccionar, generando un cataclismo mediático que todavía no lo han analizado en las agonizantes facultades de ciencias de la comunicación que  subsisten en las universidades educando juventudes para que no tengan trabajo.

Las FM que se llevan todavía una parte de la torta de la pauta ( que ha disminuido para todos),porque las oyen en los carros, son las que hacen radio hablada. Las musicales FM van en picada. No se sabe entonces con este acelere de modernidad dónde va a parar la radio si no tiene ni  oyentes ni radios  y si los que le quedan son mayores de 40 años porque las tales emisoras juveniles ya no levantan ni con viagra. Los que ensayamos el pod cast hemos vivido en carne propia que esa no es por ahora la solución aunque puede ser el futuro. Pero lo mismo pensábamos hace 15 años de los libros y todavía no se han muerto las librerías.

@eljodario

El agua y el bombón

Desde que murió mi madre, cada semana voy hasta su tumba a llevarle flores.Y en los últimos cinco años las bancas del cementerio siempre están llenas, a cualquier hora, de jóvenes  mayores de  20 que se sientan a fumarse un cachito de marihuana. El asunto ha ido en aumento evidente. Lo mismo pasa en las calles. Ya se siente el olor que tanto  fastidia a los votantes del candidato que prometió  en campaña acabar con los jíbaros y ahora decidió que prohibía fumones de yerba en los espacios públicos. Las redes sociales están más repletas aún que las bancas del cementerio ,pero de padres de familia o de solteronas histéricas que le atribuyen a ese olor ser la madre de todos los vicios y  predican, como pastores de iglesia de garaje, que  la marihuana es la puerta de entrada a la tragedia de los drogos, que en tantos hogares daña e impacta y ,por supuesto aplauden  porque ,creyendo que allí comienza todo, no miden la vertiginosa evolución de la juventud encontrando, (y de los jíbaros ofreciendo), más polvos mágicos, más  pepas, más ácidos, más papelitos impregnados que nadie ve cuando se toman, pero todos saben que se los han tragado porque andan desesperados pegados de  una botella de agua o chupándose un bombón.

Jurídicamente que un decreto desbarate una ley, quiebra el orden institucional. Que se ordene decomisar y se cobre multa por portar un objeto  que está autorizado por ley llevarlo en un bolsillo  y  además respaldado por un fallo constitucional, rompe el respeto  a todas las otras  leyes. Poner a los policías a decomisar esos objetos y a cobrar 208 mil pesos de multa por portarlo, abre las fauces de la negociación que todos los policías establecen y todos niegan. Antes de que salga el próximo decreto para arrebatarles  a los muchachos la  botella de agua o el bombón, enfrentarán la gran protesta juvenil/universitaria del próximo jueves oliendo a marihuana.

@eljodario

Dejarlo morir

Desde hace rato oímos los colombianos historias tristes de las irresponsabilidades de las EPS, pero los vallecaucanos sabemos cada vez más cosas peores de Coomeva EPS.  El caso del ciudadano cc 16350332, en tratamiento de cáncer hace dos años, toca los límites de la crueldad y de irrespeto a la ley y a los derechos humanos. Diagnosticado y tratado por las unidades de oncología de Imbanaco y Valle de Lili, el citado ciudadano ha sido medicado con dosis radicales de radioterapia SBRT para dos lesiones metastásicas y se le ordenó un tratamiento de radio cirugía extracraneal de fuente única que Coomeva no autorizó. No solo eso, tomó diariamente durante varios meses la medicación ZYTGA 250 mgs hasta que Coomeva EPS se la suspendió. Por supuesto acudió  a la tutela que hace funcionar la salud ( y Duque quiere acabarla) y aunque le fallaron a favor y obligan a la cruel, despiadada e irresponsable  EPS a suministrar lo que tiene derecho, ellos olímpicamente se negaron a cumplirlo y lo están dejando morir. El juzgado declaró  desacato y estableció sanciones contra los funcionarios de la EPS  Gómez Arango y Freddyur Tovar y aunque desconozco si ya pagaron el arresto debido,el ciudadano 16.350.332 no recibe su medicación apropiada y languidece reculando en el avance que había conseguido en su batalla contra el cáncer.

No creo que los socios y las directivas de la cooperativa Coomeva y de la EPS acepten de una vez por todas que no son capaces de mantener el servicio y cierran ese chuzo. Ellos alegan razones sentimentales de defender el mal servicio y la mala imagen afirmando que la cooperativa se iría de bruces si abandona el esquema de salud conque fue fundada hace tres  décadas. Pero si no lo hace la asamblea de socios, debe la Supersalud clausurarla y repartir sus beneficiarios entre las otras EPS. Quien se debe morir no  es el cc 16350332  sino la cruel y despiadada Coomeva EPS.

@eljodario