Tribuna de opinión agosto 20 de 2019

Muy aplaudida la decisión del fiscal general de la nación, de reversar la decisión de un subalterno de imputarle cargos por homicidio simple al cantante que mató al ladrón que asesinó a su esposa, el alto funcionario valoró las pruebas y calificó como legítima defensa lo ocurrido, como estaban las cosas el artista podía terminar en la cárcel lo cual hubiera sido una aberrante injusticia; el episodio de sangre conmovió al País, una alegre reunión con un grupo de amigos al calor de unas copas termino en una dolorosa tragedia por el accionar violento de unos delincuentes crueles y sanguinarios; todos nos preguntamos: ¿cómo hubiéramos reaccionado en un evento como ese?

El dolor y la impotencia de ver a un ser querido apuñalado de manera mortal es una experiencia espantosa, el instinto primario nos dice que haríamos lo posible por hacer justicia por propia mano y aunque no es un sentimiento sano, la mayoría nos alegramos con la muerte del delincuente.

Tal como están las cosas los expertos en seguridad recomiendan no oponer resistencia a un atraco, los asaltantes van decididos a todo, poco les importa la vida de sus víctimas, si se oponen los matan o los hieren gravemente, aunque a nadie le gusta que le arrebaten lo que ha conseguido con esfuerzo, las cosas materiales se reponen, la vida no, el atracador actúa de manera asustadiza cualquier movimiento puede ser interpretado como intento de defensa y ataca primero.

Tribuna de opinión agosto 13 de 2019

Dos fallos judiciales agitan polémica: el del juez que dejó en libertad al sujeto que le paso el carro por encima a un conductor de Transmilenio y a pesar de existir registros fílmicos de la agresión argumento que no había sido capturado en flagrancia,  es decir según el juez la captura solo sería valida si el hombre permanecía con el carro encima hasta que llegara la policía.

El otro el de los hermanos Uribe Noguera declarados absueltos de tratar de encubrir el crimen cometido por su hermano de una niña en un apartamento de Bogotá, el juez valoró las pruebas y concluyo que borrar unos mensajes del celular del asesino no era evidencia suficiente para incriminarlos, reconoció que ellos desde el primer momento informaron a la autoridad que su hermano era el responsable del hecho; terrible el drama para esa familia, la gente en redes quería que los condenaran, ya tienen suficiente dolor con un hermano en la cárcel de por vida y el repudio social que considera que son igual de responsables, lo cual no es cierto, ellos nada tuvieron que ver con el crimen.

En otro tema hay una campaña para motivar a los ciudadanos para que no se cuelen en los transportes masivos, dicen los
mensajes que eso es corrupción; la gente escucha a diario de hechos de saqueo y pillaje en las esferas políticas y gubernamentales, con esos ejemplos creo que la campaña no va a servir.

Tribuna de opinión agosto 6 de 2019

Las redes sociales son implacables con el presidente Duque, no le perdonan nada, hasta los hechos más triviales son viralizados ridiculizándolo, su popularidad va en descenso, nada de su obra de gobierno pareciera gustarle a la inconforme opinión.

Varios factores para entender la situación: al presidente le endosan los odios contra su mentor Álvaro Uribe, todo el rechazo que el llamado “presidente eterno” genera lo recibe su pupilo, un gran porcentaje de la población está convencido que no llegó de manera limpia a la presidencia y que le hicieron fraude a Petro en la registraduría para imponerlo, argumentan con mucha lógica que Duque jamás convoco la gente que Petro llevaba a las plazas públicas, las lleno todas, el grueso de la opinión lo percibe como un subalterno de Uribe, se refieren a él como el subpresidente o el títere, en su equipo de colaboradores incluyo gente señalada de graves hechos de corrupción, mantuvo en la cúpula militar a generales implicados en falsos positivos, quiso convertirse en el “libertador” de Venezuela comandando una fallida invasión y es obsesivo en el tema Maduro y Santrich, situaciones que no está en sus manos resolver, asumió sin rubor la defensa del proyecto para sacar de la cárcel a Andrés Felipe arias, quiso obstruir la JEP lo cual fue interpretado como un favor para Uribe que teme que se conozca la verdad de los falsos positivos. Medios internacionales critican su inexperiencia y efectividad como gobernante.

Tribuna de Opinión Julio 30 de 2019

El presidente Duque intento replicar la “jugadita” que hizo en la instalación del congreso, cuando hábilmente se sumó al coro de la oposición que reclamaba por el asesinato de los líderes sociales, fue un error garrafal, los escenarios eran diametralmente opuestos, en el Senado estaba lo más “selecto” de la politiquería nacional, la mayoría con la atarraya abierta a ver que pescan en burocracia y contratación del actual gobierno, en Cartagena estaba el pueblo inconforme que espera acciones del estado y no que su presidente se sume a reclamar en las calles por los asesinatos; el nivel de aceptación de Duque es el más bajo de los últimos mandatarios y apenas está en sus primeros doce meses, lo que viene serán tres angustiosos años de desgobierno e inconformismo social, la gente no lo respeta, la mayoría se refiere a él como “el subpresidente”, pues consideran que quien realmente gobierna es su mentor ALVARO URIBE, está atrapado entre la lealtad a quien lo puso en el cargo y el deber ético y moral de hacer lo justo, asume sin rubor banderas muy cuestionadas por el grueso de la opinión como el proyecto para sacar de la cárcel a Andrés Felipe arias, torpemente quiso volver trizas la JEP siendo derrotado estrepitosamente y ahora con desvergüenza asume el pago de la deuda de Odebrecht con los bancos que patrocinaron su campaña política, su bandera antichavista muy poco ayuda a mejorar su maltrecha imagen.

Tribuna de opinión Julio 23 de 2019

Para nadie es un secreto la judicialización de la política, no solo en Colombia sino en todo el mundo, el más reciente ejemplo lo tenemos en Brasil con el expresidente Lula a quien encarcelaron para impedirle participar en las elecciones que seguramente hubiera ganado, quien lo envió a la cárcel fue premiado con el ministerio de justicia por el actual mandatario Bolsonaro.

Jorge Ivan Ospina terminó su periodo como alcalde hace ocho años, tiempo suficiente para haber fallado todas las investigaciones en su contra, sin embargo extrañamente las reviven ahora que disputa de nuevo con mucha opción la alcaldía de Cali.

Uno de los más perseguidos ha sido Gustavo Petro, con él han intentado todo utilizando los organismos de control y de justicia para eliminarlo políticamente.

De Clara luz roldan se especula que ya vienen drásticas decisiones judiciales en su contra que la sacarían del camino a la gobernación.

La pregunta es: ¿el aparato judicial es eficiente y está en el legítimo ejercicio de sus funciones de investigar y sancionar, o le están haciendo el mandado a alguien para sacar de la contienda a un candidato con opción?.

Siguiendo con el tema político están apareciendo vallas que dicen “el Valle no es un negocio” se las atribuyen al exgobernador Ubeimar delgado en un claro vainazo al grupo de la gobernadora, la pregunta es:

¿Cuándo Dilian Francisca lo apoyo a él para que llegara a la gobernación, el negocio si era bueno?

Tribuna de opinión julio 16 de 2019

foto de dario arizmendi

Un grupo de jóvenes estudiantes de Comunicación social, quizá deslumbrados por todo lo que se ha dicho en los medios a raíz del retiro de Darío Arizmendi de Caracol, me abordó con grabadora en mano para conocer mi opinión sobre él; más o menos les respondí lo siguiente: en todas las actividades humanas hay gente con suerte que sin ser los más talentosos logran los puestos de privilegio, ese es su caso; ante la salida de Yamit Amat de esa cadena, ese si talentoso e innovador, trajeron de Medellín a Darío que trabajaba en un periódico, sin ninguna experiencia radial, lo atornillaron durante 30 años en la dirección de un espacio informativo que se transmite toda la mañana y se escucha por más de cien emisoras que cubren toda Colombia, con un inmenso grupo de reporteros a su disposición en todo el mundo, con los equipos satelitales de comunicación más avanzados, con transmoviles para emitir al instante desde todos los sitios; cualquiera al frente de esa estructura radial se vuelve “estrella del periodismo”; pero hay más, él mismo reconoció en un reportaje que noche a noche le
consultaba a Ricardo Alarcón presidente de la cadena como enfocar las noticias de manera muy sutil para no afectar los interés económicos de los socios propietarios de Caracol. Arizmendi no aportó nada nuevo a la radio, replico el mismo esquema de noticias, su mayor virtud, su facilidad para adular al poder, su sumisión.